De Cástula Mariche y las puterías de una mujer bronca ~ NOTIPAK - XOCHISTLAHUACA

AD (728x90)


4/09/2012

De Cástula Mariche y las puterías de una mujer bronca

COMPARTE ESTA NOTICIA

Sinesio Mendoza Anica es un actor de la Costa Chica, precisamente, de El Pitahayo-Colonia Miguel Alemán. Ahora hace a un personaje femenino que está recabando fama: Cástula Mariche. Una de las virtudes de Sinesio es la curiosidad y, en consecuencia, la necesidad de tener voz, de ser, de mostrar y demostrar que existe, que entre nosotros somos y podemos ser, es decir, tenemos talento. Y Sinesio lo tiene.

Por circunstancias de su vida tuvo que abandonar una carrera prometedora en la capital del país, en una empresa hacedora de estrellas, pero ese cambio lo favoreció porque tuvo que enfrentarse a él mismo, a su cultura, a la necesidad de sobrevivir dignamente en esta región, donde la pobreza y la falta de disciplina hacen casa.

En entrevista, Sinesio o Moyín, o Cástula Mariche, soporta con estoicismo y buen humor las arremetidas preguntas de este reportero que, en el fondo, no sólo lo cuestionan a él sino que cuestionan a todo lo que somos como costeños.

-¿Cómo que de qué vamos a hablar? Vamos a hablar de ti. ¿Te parece que hablemos de ti?

-Bueno, pues ya estamos aquí.

-Bien. Comencemos la entrevista del modo tradicional. ¿Tu nombre completo?

-Sinesio Mendoza Anica.

-¿Edad?

-Treinta y tantos. [Risas]

-Treinta y tantos…

-Treinta y tantos. Porque me siento como de veintitantos… [Risas]

-¿Sexo?

-Mmm. Dice Juan Gabriel: Lo que se ve no se juzga… [Risas] No hablemos de sexo porque estamos cerca de semana santa…

-Es obligado hablar de sexo porque, finalmente, tú haces un personaje que es mujer. Aunque no queramos, hay un juego allí también.

-Cástula Mariche.

-¿Es una proyección, Cástula Mariche?

-Cástula Mariche. ¿El nombre o el personaje?

-El personaje.

-Mira. ‘horita, lo que está de moda, lo que está de moda es el albur, el relajo, las palabras picosas de aquí, de la Costa, y Cástula Mariche es un nombre que se me hace muy común en la Costa Chica. Combiné el nombre de Cástula porque se me hace un nombre con una personalidad, con fuerza: Cástula. Y Mariche porque es un apellido bien común. Todo Cuaji, todo El Pitahayo, San Nicolás; quien tiene más liderazgo, son los Mariche. Y el personaje, pues, nace de una obra de teatro. Nada más que aquí lo modifiqué: Cástula Mariche viene de un personaje de la obra de teatro La mora de Huehuetán, obra que escribí en el año 1995, y que se llevó a cabo, la presentación, en el teatro Isabela Corona.

-Llevas varios años con ese personaje; ¿no te aburre?, ¿no te aterra pensar que la imagen que quede de Sinesio o Moyín sea la de Cástula Mariche?

-No me gustaría. No me gustaría porque yo soy actor, me gusta la actuación, me gusta el teatro, y yo siento que puedo dar más. A mí no me gustaría quedar así, pero sí me funciona, como ahorita, que Cástula Mariche es lo que me está funcionando… porque, pues… tú conoces mi trayectoria como actor, me viste en el teatro, yo interpreté ese personaje, que se llamaba Estreberta. Lo modifiqué porque… aquí no hay una fuente de trabajo para el actor, aquí lo que funciona son los jaripeos, los eventos políticos… porque hasta para eso se renta Cástula Mariche… y se maneja, viene la modalidad de El Costeño, que empieza a meterse a los jaripeos, es lo que funciona. Luego vienen otros, y Cástula Mariche, bueno… un personaje que me funcione y que no tenga nada que ver con los demás.

Además, yo pienso que Cástula Mariche tiene un poco de muchas personas. Cástula Mariche es muy diferente. No hay un comediante que interprete aquí, en la Costa Chica, a una mujer, realmente a una mujer, no a una mujer que parezca joto o que jotié, no. Es interpretar a una mujer, porque, para interpretar una mujer, todo mi respeto, porque es algo de ella muy natural; y si lo hago, lo hago con profesionalismo. Le pensé. Dije: Bueno, si yo interpreto a Cástula mi papá, pensé… Lo primero que pensé fue en mi papá… el machismo aquí está muy arraigado, hasta la fecha… pero lo hablé con él, me entendió. Primero le puse en conocimiento varias cosas: Mira papá, yo soy actor, tú me has visto haciendo otros personajes… porque he traído otras obras de teatro aquí…

A mí me funcionó en la obra de teatro porque el personaje, originalmente, cuando yo escribí la obra, lo interpretaba una mujer. Teníamos funciones vendidas, y el dinero lo habíamos invertido en la misma producción. Se enferma la actriz que interpreta a Estreberta, y tuvimos una reunión. Yo le dije al productor de la obra que le diéramos el personaje a otra actriz, y él me dijo: No, no. Las funciones son ya, y el texto tiene que estar perfecto. Le digo: ¿Qué sugieres? Pues, bueno, tú eres actor, interpreta a Estreberta Anica. Le digo: Pero si yo la interpreto ya no va a ser una comedia… Me dice: Vamos a adaptarla, y fue que la adaptamos.

Esa obra tiene mucho que hablar de Cástula Mariche, pero… algún día, algún día… me gustaría que se presentara aquí, que, ojalá, las autoridades, los gobiernos pudieran hacer algo por el teatro. Yo creo que nos hace falta un foro aquí. La Costa Chica no tiene un teatro de altura, donde pueden hacerse presentaciones, no nada más de obras de teatro: conferencias, actividades que la juventud pueda realizar…

-Nació Cástula Mariche, en el DF, y anda puteando aquí, no allá…
-[Risas] Fíjate que acabas de decir algo muy cierto: Cástula Mariche es la que me está sacando ahorita de una casa en la que estaba yo, ya empolvado, en la que me alejé yo de la carrera artística, porque me dediqué al ambiente sonidero, que me dediqué a otra cosa. Bueno, hasta a concursos de belleza, que organizaba. Pero, en el momento en que iba yo despegando, en mi carrera, en el momento que duré en el DF me entero que mi mamá está enferma, me vengo con ella, las cosas empeoran, y yo dije: Primero está mi madre. No me hubiera perdonado que mi madre no hubiera muerto en mis brazos, porque yo pienso que es algo que se tiene sólo una vez en la vida. Me sentía joven, y dije: Bueno, puedo esperar. Y ahorita, que ya le estoy pegando ya a los cuarenta, quiero, de nuevo… no sé si va a ser mi tercer aire, pero pienso que éste ya va a ser definitivo, pienso, obviamente, escalar, no quedarme estancado con Cástula Mariche. Cástula Mariche, sí, ésa pirujea, como se dice por ahí… o, no, no tanto pirujea, sino que…

-Va por dinero: le pagan…

-Sí, fichea, y es lo que está funcionando, es lo que me da la oportunidad de estar vigente, me da la oportunidad de estar en eventos, de darme a conocer como artista…

-Sé que anduvo con Chade…

-Se metió a la política, pero le fue bien. Pues, mira, fue en trabajo de… nada más una relación de trabajo…

-¿Nada sexual? Imagínate: Chade y Cástula…

-No, no, Ojalá y hubiera sido. Porque es una mujer muy hermosa, guapa, Chade, mi respetos para ella. Pero, terminando la campaña, ella se dedicó a su carrera como diputada…

-Se casó…

-Bueno, se rumora que se casó, salió en el periódico. Yo no sé, realmente, porque, te repito, terminando la relación de trabajo, Cástula se fue de vacaciones; ella se casó, como dices tú, y yo no nos hemos vuelto a ver, y sí, me gustaría algún día trabajar con ella, y sugerirle que haga algo relacionado con el teatro. Lo mismo al gobernador; se ve que es un gobernador que tiene ganas de impulsar la cultura. Ojalá y así sea y nos pueda echar la mano.

-Tienes 5 años haciendo Cástula Mariche; ¿no te cansa, no te aburre?

-­Me cansa, pero cuando me enseñan el cheque, no lo puedo dejar. Uso una botarga que me acaloriza mucho, pero abajo de la botarga me pongo unas mallas, si no, termino todo sudado, apestado a sudor, porque, tú sabes, el sudor del negro no apesta, jiede…

-Pero es tu sudor…

-Es de Cástula, y Cástula es una negra. Entonces, sí cansa, pero te repito que es lo que ahorita me está funcionando.

-¿Tiene centavos, Cástula?

-Tiene para irla pasando. No me gustaría hablar de dinero…

-Más que hablar del dinero, el punto es: Si alguien viene a poner un teatro aquí se muere de hambre.

-Sí, porque no tenemos esa cultura.

-En ese sentido, Cástula Mariche es un personaje, y creo que te tiene que dejar para vivir, te tiene que mantener, no creo que sea sólo el gusto…

-Claro, si no, no lo haría. Me deja buenas satisfacciones…

-¿A qué te refieres con eso de satisfacciones?

-Bueno, a que vivo bien, no me puedo quejar, si se me antoja algo, trato de obtenerlo…

-¿Y por qué no tiene marido?

-Cástula Mariche no tiene marido porque es una señora de carácter fuerte, que no le gusta que nadie la domine, de las que salen a vender al mercado…

-Pero, ¿quién dice que tienen que dominarla? Yo la veo muy ahombrada…

-Ella sí, ella sí tiene un carácter muy fuerte… pero, bueno, ya tendrías que entrevistar a Cástula Mariche, porque Cástula Mariche ya es otra Cástula…

-La gente, ¿sí hace esa diferencia, en la calle?

-Mira, es una de las ventajas de mi personaje. Yo, en Acapulco, San Marcos, ando como Moyín, y no se imaginan que soy Cástula Mariche, sino cuando me escuchan, cuando oyen mi voz: Oye, tú voz se parece a la de Cástula Mariche; ¿tú eres Cástula Mariche? Sí, sí, claro, soy el que interpreta a Cástula Mariche. Pero, aquí, en la Costa Chica, obviamente, ya me ubican como Moyín, y conocen mi trabajo, saben cómo inicié yo en el ambiente, saben que antes de disfrazarme de Cástula yo hice comerciales a nivel nacional, con Solidaridad, ¿te acuerdas?, Carlos Salinas de Gortari. Hice programas de televisión educativa, de la UTEC, que todavía se pasan en telesecundaria, y allí interpreto a un mecánico, que tú lo ves muy diferente a Cástula Mariche. Entonces, aquí me ubican ya de las dos formas: de Cástula y de Moyín. Bueno, hay personas que no me conocen y piensan que realmente Cástula Mariche es una mujer, ¿por qué?, porque se les hace muy natural, creen el personaje, y te lo digo porque, de repente, me han tocado casos, pues…

-¿Y se renueva, o es lo mismo de siempre?

-No, trato de renovarme. Te digo, mi intención no es nomás pararme en un escenario a gritar leperadas y a hacer reír a la gente, sino, de alguna manera darle un espectáculo nuevo y, a la vez, concientizar a la gente, de la realidad. Sí, le meto cosas nuevas. Me tengo que actualizar, tengo que meterme al Internet, tengo que hacer investigaciones, tengo que trabajar más el personaje, ¿qué le gustaría a la gente?, su vestuario, su forma de hablar…

[El reportero aprovecha para hacer fotos del entrevistado, pero se nota incómodo, y se ríe]

-Oyes, Eduardo, ¿y si mejor te paso luego unas fotos?

-¿Te depilaste para venir a la entrevista?

-No, es que ayer fui a dar un chou.

-¿Fuiste a dar un show? Tengo la impresión de que eres un metrosexual…

-Mmm. Dijera Cástula Mariche: ¿Qué es eso, tú?¿Metro? ¿Sexual? A mí no me gustan de un metro [risas], a mí gustan sin eso, tan grandes, pero, pues, no tanto. ¿Te imaginas? ¡Una cosa tan grande! ¡No te la aguantas a acabar, se atora! [Risas]

-Entonces, ¿eso quiere decir que sí eres un metrosexual?

-No, no, no. Me has visto luego cuando ando todo fodongo.

[En este momento, por enésima vez en estos últimos días, viene un temblor que calla al entrevistador y al entrevistado por unos instantes.]

¿TE GUSTA NOTIPAK?

Ayúdanos a que más gente nos conozca compartiendo las noticias en tus redes sociales a través de los botones para compartir… también puedes agregarnos a Facebook y Google plus

© 2013 NOTIPAK - XOCHISTLAHUACA. .